Piedras Curativas: Tipos y Propiedades

Piedras Curativas: Tipos y Propiedades
4 (80%) 3 votes

Actualmente se conocen más de veinte tipos de piedras con propiedades sanadoras y curativas. Su utilización como método de curación se basa en la teoría de que poseen ciertas vibraciones que, al ser activadas, actúan sobre el cuerpo.

Tanto la intuición como la intención se pueden usar para activar los poderes curativos de las piedras. De hecho, la visualización o la imaginación activa sirven como detonadores para que la energía comience a fluir en la piedra.

A partir de ese momento, la piedra canalizará esta energía que podrá ser proyectada hacia la parte del cuerpo que necesita curación.

Curar con piedras a través de los chakras

Uno de los métodos más habituales para usar piedras curativas es a través de los chakras, los siete puntos energéticos del cuerpo humano.

Tras escoger la piedra más adecuada no solo para el chakra que queremos abrir sino también para la dolencia que vamos a tratar, debemos posarla sobre este punto energético.

Es recomendable llevar esto a cabo en posición horizontal, es decir, permaneciendo tumbado. Sin embargo, si esto no fuera posible por diversas causas, siempre puede llevarse en la mano, en el bolsillo o en forma de joya pero siempre en contacto con el cuerpo.

La meditación te ayudará a focalizar la energía de la piedra en el chakra correspondiente

Antes y después de usarlas, recuerdas que debes limpiarlas y recargarlas. Para esto puedes ponerlas bajo el agua corriente, a la luz del sol o de la luna llena o enterrarlas.

Algunas piedras con propiedades curativas

Ágata

La piedra Ágata ayuda a mejorar los problemas digestivos y también a equilibrar las emociones. Además, según su color tiene unas propiedades u otras.

La amarilla relaja el sistema nervioso, la azul proporciona serenidad, la cornalina favorece la concentración, la naranja aporta energía sexual, la marrón aumenta la energía, la lila alivia las picaduras de insectos y la verde favorece el corazón, la vesícula y el hígado.

Aguamarina

Esta piedra simboliza la relajación y la serenidad y además, purifica.

Ayuda a estabilizar los sentimientos y también es útil en el caso de sufrir ampollas, migrañas, infecciones y temblores. Fortalece la personalidad.

 

Amatista

La Amatista es efectiva para superar adicciones. También reduce el estrés por lo que es muy útil en la meditación. Sirve para tratar enfermedades de la piel, problemas vaginales, las migrañas y los espasmos.

Fortalece en el caso de los partos difíciles. Genera dominio y voluntad y neutraliza la tristeza.

Amazonita

Relaja la nuca y la columna y además alivia el dolor de cabeza. Tiene efectos calmantes y antiespasmódicos y también sirve para las afecciones relacionadas con el corazón.

Antiguamente era muy usada para prevenir las picaduras de insectos.

 

Ámbar

El Ámbar es una de las piedras que más propiedades tiene. Alivia los dolores de cabeza así como la bronquitis y el asma, y también enfermedades relacionadas con la boca: encías sangrantes, gingivitis, caries e inflamaciones en las amígdalas.

Sirve para bajar la fiebre y reducir los síntomas del catarro. Soluciona problemas gastrointestinales y las enfermedades de la vejiga. Es buena para la sordera, la malaria y el bocio.

Aventurina

La Aventurina proporciona tranquilidad, paz y estabilidad. Es buena para relajar las tensiones emociones y sentimentales derivadas de los problemas de pareja. Sana problemas relacionados con la piel.

 

 

Berilo

Esta piedra se usa especialmente en los casos de problemas respiratorios.

Actúa también sobre el intelecto de la persona para equilibrar las energías de la mente con las instintivas.

 

Calcedonia

Ayuda a la disolución de los cálculos renales y mejora los malestares mentales y relacionados con los cambios de estado de ánimo.

Alivia la fiebre y calma los estados convulsivos. Promueve la curación de diversos órganos del cuerpo.

 

Citrino

Es muy útil para todo lo relacionado con el sistema endocrino y nervioso como problemas intestinales y de la piel debido al estrés y las enfermedades del páncreas así como para la diabetes e insuficiencia renal.

 

 

Cuarzo

La piedra del Cuarzo suele estar ligada a la energía así que es conveniente llevarla encima si hemos pasado por una cirugía ya que nos ayudará a recuperarnos con más rapidez.

Además, estimula el sistema inmunológico.

 

Cornalina

Tiene un efecto relajante por lo que elimina los estados de coraje, molestia e irritabilidad. Genera una sensación de bienestar en el cuerpo.

Actúa especialmente sobre el hígado, el páncreas, la vesícula y las vías biliares.

 

Esmeralda

Es muy recomendada en los casos en los que existan problemas con la circulación de la sangre.

Además, neutraliza las energías negativas que puedan afectar al cuerpo y ayuda a tratar los problemas relacionados con la garganta.

 

Hematite

Mejora todo lo que tenga que ver con la sangre como por ejemplo, las hemorragias y las anemias. También trata dolencias relacionadas con los riñones, el bazo y el hígado.

Ayuda en los casos de cáncer, tumores o quistes ya que regenera los tejidos y además, alivia las migrañas y la tensión en el cuello y en la espalda.

Jade

Ya los aztecas consideraban que era una piedra especialmente útil en el caso de enfermedades renales y hoy día se sigue usando por sus efectivos curativos en la vejiga y en los riñones.

Además, soluciona las digestiones difíciles y trata otras enfermedades como la migraña, la infertilidad, los cólicos o el herpes.

Jaspe

Es buena para tratar las enfermedades de tipo hepático y cualquier tipo de infección. Además, regula el exceso de apetito en las embarazadas y alivia sus náuseas.

También es útil para reducir los dolores producidos por la menstruación.

 

Pirita

Está muy relacionada con las enfermedades y dolencias que tienen que ver con las vías respiratorias. Oxigena la sangre y renueva el sistema circulatorio además de curar la gastritis y otras dolencias del sistema digestivo.

También es útil para mejorar el funcionamiento del hígado.

 

Rodocrodita

Tiene aplicaciones muy variadas yendo desde el tratamiento de problemas psicológicos hasta las infecciones en las uñas pasando por el alivio del estrés, la cicatrización de heridas, las complicaciones en el hígado o los problemas relacionados con los ojos.

 

Turmalina

Es apropiada para aliviar los dolores fuertes como pueden ser los producidos por un cáncer o la quimioterapia. Además, relaja el sistema nervioso procurando también un equilibrio de las emociones.

Ayuda a mantener la normalidad en la producción de hormonas y cura cálculos renales.

 

Te ha gustado el listado de piedras que te hemos presentado? Si quieres saber más sobre las piedras, no te pierdas el siguiente vídeo del significado de las piedras curativas.